05 julio, 2010

NOMBRES INSEPARABLES DE SU ARQUITECTURA



--> En Caracas, Venezuela, sucede algo muy curioso; los nombres de las esquinas son siempre un compendio de su historia. Sirven para mantener viva algunas tradiciones históricas. Cada nombre está ligado a una historia, ya sea humorística, histórica, triste, todas ligadas al pasado de la ciudad. Quizá es la única ciudad en el mundo donde cada esquina tiene un nombre y, que sólo un nativo podría nombrarlos en su orden correcto. Son nombres inseparables de la arquitectura. La vida de la ciudad deja impresa sus huellas en esos nombres de calles, plazas, esquinas. Las siguientes esquinas se encuentran alrededor de la plaza Simón Bolívar, palpitante corazón de la urbe caraqueña, allí experimenté la placidez en horas alegres.

-->
Esquina las Gradillas
Debe su nombre a las gradas o “gradillas” que aquí existían para bajar de la Plaza de Armas o Plaza Mayor de la colonia. En esta casa vivió Simón Bolívar durante el tiempo de su matrimonio con Teresa Rodríguez de Toro.


-->
Esquina principal
En esta esquina se edificó un fortín de dos pisos llamado “El principal”, destinado a oficiales y soldados, del cuál partían las ordenes de las autoridades militares a la guarnición de la ciudad. En el año 1606, esta esquina era conocida como “Cárcel Real”, por haber existido allí la casa del capitán general.

-->
Esquina Padre Sierra
Esta es una de las pocas esquinas cuyo nombre ha perdurado sin cambio alguno desde los tiempos de la colonia, hace más de trescientos años. A esta particular esquina se le dio el nombre del padre Don José de Sierra, capellán de las Monjas Concepciones, quien en 1766 vivió en la casa que se ubicaba en este lugar.


-->
Esquina Las Monjas
Debe su nombre al convento de las monjas Concepcionistas que existió en aquel lugar en los tiempos de la colonia. En el año de 1874 Guzmán Blanco decretó la prohibición de los conventos en Caracas, obligando a salir a las monjas de esta abadía.
-->
Esquina de San Francisco
En el año 2001 la Ceiba de San Francisco fue declarada Patrimonio Natural, por su valor histórico y ecológico. Fue sembrada en el año 1866. Se encuentra justo en frente de la iglesia del mismo nombre, la cual posee 143 años de historia, vida y folklore.
Si la Plaza Simón Bolívar es el alma de Caracas, la esquina de San Francisco, con su árbol y templo, es la historia de un recuerdo y de una ciudad. En la actualidad la monumental Ceiba mide más de 35 m de altura con una circunferencia de 4 m.

-->
Iglesia de San Francisco, en esta famosa iglesia refrendó Simón Bolívar el titulo de Libertador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada